top of page

Vivir con una discapacidad



Vivir con una discapacidad, una de esas cosas que nunca pensé, una condición lamentable que veía en los demás. Sin embargo, un día sin preparación, sin anestesia para el corazón y el alma me desperté y sin saberlo ya era parte de esa lista de personas, hasta ese momento desafortunadas para mí.


Cuando mis piernas empezaron velozmente a cambiar hasta llegar a usar caminador inicié en mi mente muchos procesos psicológicos, debía adaptarme, que es básicamente encontrar otra forma de hacer y llevar la vida, pero antes de la practica debía pasar por la teoría, debí llorar, lamentarme, caerme y hasta culparme, fueron meses de desconsuelo emocional, mi alma había decidido salir a pasear y parecía no querer volver, pero nuevamente el amor me salvó, me rescató, él (mi esposo) dibujó una armadura en mi corazón cobarde, y me enseñó hacer las paces con la enfermedad y mis oscuridades para permitirme continuar, me enseñó a construir castillos con las piedras que la vida me había lanzado, descubrió la receta para mi felicidad, y me hizo descubrir que podía navegar en un mar sin viento.


Fue así como poco a poco y en un proceso interno lleno de matices fui comprendiendo que hay retos que siempre van a existir, que hay metas que tal vez habrá que ajustar, y sueños que hay que reinventar y aunque la discapacidad no es simplemente una diferencia irrelevante, como el color de la piel, tampoco necesita ser una tragedia, así lo asumí, lo vivo y lo siento. Ajusté mi vida, la hice acorde a mis posibilidades y mi felicidad. Amo intensamente, agradezco cada cosa, cada respiro, cada momento, cada persona y cada vivencia. Aprendí a reírme de mí, de mis debilidades, de mis más profundos temores, y hasta de mis pasos lentos. Aprendí que el amor y la gratitud hay que sentirlos y hablarlos en voz alta, y que la discapacidad más grande es la del corazón, esa que limita sentir y vivir con intensidad, gratitud y esperanzas sin importar el color del día.


Este texto lo escribí esculcando en mis recuerdos, reviviendo el proceso y viéndome hoy, cada letra va dirigida a todas las personas que por esta u otras enfermedades han sufrido algún tipo de limitación o padecen de algún dolor, con mi historia soportando mis palabras les digo que la firmeza, la tenacidad y el agradecimiento han sido mis mejores medicinas.



4633 visualizaciones3 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

3 Comments


Me alegra escuchar a estas personas que reflejan una gran fortaleza y nos motivan a seguir adelante con nuestras limitaciones, eres una guerrera Dios te bendiga

Like

Nenita, que ejemplo de tenacidad, de superación, de saber reconocer que tienes limitaciones pero que has aprendido a vivir con ellas. Se que tienes un esposo maravilloso al cual admiro mucho, por estar ahí, por estar para ti, por amarte como te ama, eso tiene mucho valor, cogete de su mano y sigan para adelante, sigue teniendo mucha fé. De mi parte orare por ti para que Dios siga iluminando tus pasos y que cada dia te levantes con una sonrisa en tu cara!!!! Guerrerita ojala ya estes mejor!!!!

Like

Mauricio Serrano
Mauricio Serrano
Jun 09, 2018

Si supieras como vivo orgulloso de ti ! Te amo con mi vida, y ... eres mi vida entera, mi felicidad, mis sueños y mis proyectos.

Like
bottom of page